Patones.

Videntes y tarotistas: la adivinación con Tarot y sin él

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Filament.io 0 Flares ×

Una de las cosas sobre las que hay mucha confusión, es la videncia, ¿qué es un vidente? quiénes echan las cartas ¿son videntes? ¿la videncia es algo que se aprende?…

Voy a intentar echar un poco de luz sobre este asunto, antes que nada, decir que se trata en todo momento de opiniones e ideas mías, hay personas para las que la palabra vidente puede tener otro significado distinto al que tiene para mí.

Para mi un o una vidente, es una persona capaz de ver imágenes sobre un determinado asunto a voluntad (a veces sin buscarlo); es decir, que se concentra en una bola de cristal, en un espejo, en un monitor apagado o simplemente cerrando los ojos, y ve imágenes sobre ese asunto que tiene en mente.

Cuadro de William Waterhouse.
La Bola de Cristal, John William Waterhouse.

En otras ocasiones en vez de ver imágenes, lo que se siente es una especie de fuerte corazonada o intuición, otras veces se pueden oir voces, depende.

Lo de la videncia es algo gradual, en el sentido de que tener un sueño premonitorio o una corazonada que más tarde resulta ser verdadera, se puede considerar como videncia.

Bien, ahora volvamos al Tarot, cuando se hace una tirada, lo que ocurre, es que salen unas cartas, que sorprendentemente tienen relación con el asunto sobre el que se consultó, con lo cual, dan una idea de qué ocurrió, cómo está la situación actual, cómo son las personas que rodean al consultante, qué es probable o posible que ocurra en el futuro…

Tarot.
Cartas del Tarot.

Asi pues, no es necesario ser vidente para echar las cartas, éstas van a tener relación con el asunto que hayamos consultado de todas maneras.

Ahora es cuando viene la diferencia:

  • Una persona con poca videncia (casi todos/as tenemos algo de videncia), simplemente asociará una idea abstracta a cada carta, lo irá relacionando todo con el asunto consultado en si, y de ahí, irá sacando conclusiones y deducciones.
  • Una persona con bastante videncia (cosa poco frecuente) hará lo mismo que una persona normal, pero en ese proceso es probable que le surgan fuertes corazonadas, intuiciones muy acertadas o incluso imágenes relacionadas con el tema tratado.

En conclusión, que casi cualquier persona puede echar las cartas, pero cuanta más videncia tenga, llegará a resultados más certeros y detallados. Con un ejemplo: en el futuro cercano sale una carta que representa una gran pena, así a priori no es posible saber si se referirá a la muerte de un ser querido, a un fracaso amoroso, o a un grave problema laboral; para alguien con bastante videncia puede estar claro, incluso podría decir “se va a morir un familiar tuyo, uno que tiene una berruga gorda debajo del ojo izquierdo, la causa será que le atropellará un coche azul en un día de lluvia”.

En cambio alguien normal, lo que haría sería sacar tres cartas más, para clarificar a qué será debida esa pena, una vez que parezca que va a ser debida al fallecimiento de un familiar, quizás saque otras tres cartas para intentar vislumbrar quién será, y la respuesta puede ser “alguien que trabaja entre papeles y vive muy estresado” o “alguien que viva solo y seguramente sea anciano y tenga algún tipo de enfermedad”.

Es evidente que el segundo ejemplo es menos preciso que el primero, más dado a fallos, errores de bulto, etc. Aún así, también es válido, realmente son pocas las cosas que necesitamos averiguar mediante las cartas, para ayudarnos a ver clara una situación o a solucionar problemas.

Runas.
Runas.

La verdad, es que el ejemplo que he puesto (ficticio por supuesto), no es el más acertado, ya que no deja lugar a la acción personal para cambiar las cosas, es quizás demasiado lapidario…pero bueno, espero que sirva para hacerse una idea de a lo que me refiero.

Tanto la videncia como la adivinación mediante el Tarot, no dejan de ser una herramienta más, a la hora de conseguir lo que queremos conseguir, realmente es poco lo que nos pueden aportar, en comparación con todo lo que tendremos que hacer y decidir, vamos, que nadie se va a quedar a 2 velas, por no tener a un vidente o adivino a mano.

Está claro que la videncia y la adivinación son cosas sorprendentes e incluso fascinantes, muchas veces pueden ser de utilidad, pero personalmente creo que mucha gente las sobrevalora, hay que intentar verlo en su justa medida: es útil, pero la mayoría de las veces no son necesarias, la vida está diseñada para vivirla teniendo en cuenta el pasado y fijándose muy mucho en el presente,

es en el presente donde están las claves del futuro, una gran parte del futuro depende de lo que hagamos y de las decisiones que tomemos, no es un futuro grabado en piedra.

Otra cosa, es que en muchas situaciones, está muy claro lo que una persona va a hacer y decidir, y por eso su futuro también está bastante claro, pero eso ya es otra historia.

No sé si he aclarado algo el asunto, o lo habré liado más, el caso, es que he pensado que lo mejor, es dar la palabra a algunos videntes de reconocida credibilidad, para que hablen sobre el tema, de eso será de lo que traten los apartados siguientes.

Escrito por: Paqui Milla.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Filament.io 0 Flares ×

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*