Pegaso, Belerofonte y la Quimera

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Filament.io 0 Flares ×

Vamos a hacer un pequeño repaso a éste momento mitológico, en el cual se juntan 3 figuras, que son más o menos conocidas dentro de la sabiduría popular. Tenemos a Pegaso, Belerofonte y a la Quimera, primero los presentamos y luego contamos su relación.

Pegaso:

Pegaso, era un caballo alado, nacido de la sangre que derramó Medusa al matarle Perseo. Pegaso fue el primer caballo que estuvo entre los dioses, era el caballo de Zeus. Pronto empezó a destacar su magia, al dar una coz a una roca y manar de ella una fuente que sirvió de inspiración a los dioses.

Pegaso volando.
Pegaso volando.

Una característica del alado, es que al volar, movía las patas como si las usara también para desplazarse por los cielos.

Belerofonte:

Según algunas versiones de la mitología griega, Belerofonte, era hijo de Poseidón y de Eurínome, en otras versiones es hijo del rey Glauco. Inicialmente llamado Hipónoo o Leofontes. Se convirtió en héroe al conseguir matar a la Quimera, un monstruo de 3 cabezas que asolaba toda Licia.

La Quimera:

La Quimera era un monstruo de 3 cabezas. Dicen que la principal era de león, luego tenía una de cabra al costado, y la tercera estaba en la cola, en forma de serpiente. Era un ser que además de atemorizar a la pobación, se comía acualquier animal, atribuyéndosele hasta comerse rebaños enteros. Se dice que su mayor arma era echar fuego por su boca.

Quimera en el Museo del Louvre, París.
Quimera en el Museo del Louvre, París.

La historia comienza con Belerofonte en Corinto, donde fue acusado de asesinar a Belero (de aquí su nombre Belero-fonte, asesino de Belero). Por esto, fue expatriado y dio a parar a Tirinto, donde se dice que la esposa del gobernante Preto, quiso los “favores” del malaventurado. Ella airada con Belerofonte al negarse, le denunció ante su marido diciendo que había intentado seducirla.

Preto, ante la inquisitiva de su mujer, mandó a Belerofonte a la casa de su suegro, Yóbates, rey de Licia, con un escrito en el que indicaba que se deshiciera de él.

Yóbates estaba contrariado, puesto que había una norma establecida, que impedía matar a aquellas personas que comían en la mesa de uno, y no había visto la carta de Preto hasta 10 días después de que estuviera Belerofonte en su casa.  Entonces decidió mandar a nuestro protagonista a matar a la monstruosa Quimera, un ser de 3 cabezas que asolaba toda Licia. Yóbates seguro de que el animal le mataría, se daba por satisfecho con Preto.

Según algunas versiones, nuestro héroe pidió ayuda a Atenea, Diosa de la Sabiduría, ésta se hizo eco de su ruego, y le entregó una brida de oro, con la que podría coger a Pegaso, que le ayudaría a matar a dicha bestia tricéfala.

Montando a Pegaso, se dirigió a su destino, en busca de la Quimera. Cuando se encontraron Belerofonte le lanzaba certeras flechas sobrevolando la criatura, pero sin demasiado éxito. Hasta que en una ocasión, le clavó su lanza en la cara, como la fiera echaba fuego por su boca, el plomo del que estaba hecha la punta se derritió, y mató al monstruo al correr el metal líquido por su garganta.

Tras la victoria de Belerofonte, Yóbates aún quiso acabar con él y le mandó otras misiones como la de vencer a los Sólimos y a las Amazonas por ejemplo, las cuáles superó satisfactoriamente. Cuenta la leyenda que aún así, el rey licio le puso una última emboscada con sus mejores hombres. El que pudiera ser semidios, venció a todos sus atacantes con lo que Yóbates “comprendió” que estaba equivocado, así le dio a su hija como esposa con lo que se convirtió en Belerofonte, rey de Licia. Se dice que tuvo 3 hijos, Laodamía, Isandro y Hipóloco.

Con el tiempo narra la leyenda que quiso comprobar por sí mismo si existían los dioses y montando por última vez a Pegaso, se dirigió al Monte Olimpo para averiguar su sino. Parece ser que a Zeus, no le hizo mucha gracia éste hecho, con lo que provocó la caída de Belerofonte de Pegaso. Algunas versiones dicen que murió, y otras que sobrevivió vagando cojo por la llanura Aleya.

No sabemos si algo de esto pasó de verdad, pero desde luego sí que es suficiente material, para que algún director de Hollywood lo lleve a la gran pantalla, como ya pasara con las aventuras de Hércules y de Perseo.

 

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Filament.io 0 Flares ×

2 comentarios en “Pegaso, Belerofonte y la Quimera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*