Isis, Osiris y Horus de derecha a izquierda.

La protohistoria y las Dinastías 0, I y II. Primera Parte.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Filament.io 0 Flares ×

La palabra Dinastía viene del griego y significa “tener poder”. Según afirma Manetón de Sebbenitos (305-285 a.C.) que era un Sumo Sacerdote greco-egipcio de On (Heliópolis), que escribió la lista de reyes en el siglo III a.C., por encargo del rey Ptolomeo II Filadelfo, con 31 Dinastías.

Esta lista no es absolutamente aceptable como verdad histórica dado que se había recopilado con fragmentos de la obra original de Manetón que no se conserva, pero sigue siendo de gran utilidad. En ella, aun sin tener una base clara, se indica que en la historia de Egipto hubo 31 Dinastías, sin contar con el periodo predinástico y protodinástico a los que se engloban como Dinastía 0.

En la evolución de estas dinastías nos encontramos con los siguientes aspectos:

1º La época en la que reinaron los dioses: Osiris.

2º Época en la que reinó el hijo de Osiris, es decir Horus.

3º La época en la que reinaron los reyes mortales descendientes de Horus continuando hasta la dinastía IV.

4º Después de la dinastía IV, reinan los hijos de Ra según dictaron los sacerdotes del Templo de On.

En los periodos predinástico, arcaico e Imperio Antiguo son muy difusos. No están las separaciones tan claras como se creía, sino que la evolución de unas etapas a otras es mucho mas continuo de lo que se pensaba.

Kemit (Egipto) “la negra” por el color del limo del Nilo, se le llamaba inicialmente “las dos tierras” y comprendía el alto Egipto (la zona sur con capital Nekhen (Hierakónpolis) y el bajo Egipto (la zona norte con la capital Pe (Buto) en la Delta noroccidental) ya que el Nilo corre dirección del norte hacia el sur. En la época de Kemit eran dos partes diferentes e independientes, no muy buenas relaciones entre ambas y con diferente evolución. En aquella época eran continuos los combates y enfrentamientos entre reyes de un lado y otro. Cada rey tenía su propia corona al igual que sus símbolos. La parte norte se evidenciaba por ser más desarrollada que la del sur, pero a la larga sería esta última quien dominara.

Buto que en aquella época era puerto de mar, más tarde quedaría a unos 50 kilómetros, a causa de los aluviones que fueron formando el Delta y sus bocas. El rey del norte (Buto) llevaba la corona roja con los símbolos de una cobra (Ureus que es la diosa Uadjet) y la abeja Bit (Biti que es la diosa Neith de Sais). Y el rey del sur llevaba la corona blanca.

El color blanco representaba al Alto Egipto y a la Diosa Buitre Nejbet siendo la protectora del rey y del reino del sur.

Entre continuas batallas por la conquista de ambas tierras las negociaciones eran continuas pero llegando a separarse de nuevo, los encuentros para tiempos de paz eran efímeros. La verdadera unificación llega en torno al 3100 a.C. en la capital central que se establece en On, cerca de lo que más tarde sería Menfis.

 

LA DINASTÍA 0 y I.

Reyes de Horus y Reyes Dioses.

Aun no hay acuerdo sobre la lista, y su orden, de reyes y reyes místicos que reinaron en aquella época anteriormente en el 3050 a.C. en el Egipto unificado y cuyo poder era hereditario. Se cree que sus tumbas se hayan en Abidos, aquí la lista de los Dioses y Reyes:

  1. Horus del Serej.
  2. Ny-Hor.
  3. Hat-Hor.
  4. Horus Iry-Ro.
  5. Horus Ka.
  6. Selkis u Escorpión.
  7. Horus Narmer.

Selkis o Escorpión se tiene su tumba en Abidos, en la que se ha encontrado gran cantidad de objetos, marbetes o dibujos anterior a la escritura y una gran maza ritual, no en muy buen estado.

Horus Narmer, que según los expertos que este rey (Menes o Mena) el nombre de Narmer significa “El amado de Nar” que seria el pez siluriforme Heterobranchus. A este rey algunos lo llamaban “El Sirulo malvado” y otros “Magnifico Sirulo. A Menes se le considera el primer rey de la Dinastía I situándose en el año 3100 a.C.

 

Menes fue el rey que desvió el Nilo para construir una ciudad, Ined Hedj, que ahora conocemos como Menfis, también llamada “Ciudad del Muro Blanco” “La Balanza del Doble País” por estar en la línea divisoria entre el Alto y Bajo Egipto o “El Establecimiento Magnífico”. Este echo también se le aplica al siguiente rey, el primero del periodo Tinita. Aha. Se baraja también la posibilidad de que Narmer (Menes) y Aha fuesen el mismo rey. Siendo así el uno de los más famosos reyes por la conquista del Alto y Bajo Egipto, aunque eran tiempos legendarios de leyendas, como la del Rey Escorpión.

En la famosa paleta de Narmer (Menes) se representa con las dos coronas, una a cada lado, seguro por la conquista conseguida.

 

Hacía el 2850 a.C., el rey Horus Menes funda, a unos 20 kilómetros de el Cairo, la ciudad as brillante, Ineb Hedj, mas adelante llamada Menfis (en el antiguo Egipto Menfe o Men.Nofer, en la Biblia Noph y actualmente Mitrahine) También Narmer desvió el Nilo para construir una presa.

Su situación era ideal, esta ciudad se hallaba en la punta meridional del Delta del Nilo y por ser esta la mas fértil del país, pero esto había sido logrado a muy alto precio.

Heródoto escribe:

“Menes obtuvo la parte de tierra que rodea a Menfis mediante un dique pues el Nilo pasaba muy cerca de la cordillera arenosa de Libia; pero Menes estableció río arriba un dique donde el río doblaba hacia el sur y con ello seco el antiguo cauce y desvió la corriente de las aguas”

 

Menes también construyó, en torno a Menfis, una gran muralla de piedra caliza blanca, así llamado “Muro Blanco” para proteger el palacio o Pre-Aa de cualquier ataque de las regiones que acababan de ser sometidas.

Durante el Imperio Antiguo y Medio, entre 2600 al 1700 a.C. Menfis fue la capital de todo Egipto, en el centro se el santuario del Dios principal Ptah mas dos palacios reales. En esa época florecieron las artes, arquitectura, astronomía, literatura y muchas mas artes mayores y menores.

En el año 671 a.C. el rey Asaradón de Asiria conquisto la ciudad llevándose a Nínive todos los tesoros que pudo. En el último milenio a.C. y con la metrópolis de Alejandría Menfis decayó completamente.

Menfis en los últimos años de la Edad Media aun evocaba el esplendor del pasado, pero mas tarde sirvió de cantera 8 al igual que el recubrimiento de las pirámides y sus Templos) para la reconstrucción de Cairo y sobre todo para las mezquitas. Y como pudo comprobar más tarde el General Napoleón Bonaparte y con gran dolor, en 1798 los restos de la gran metrópolis, dijo:

“Casi no han dejado vestigios de aquella gran ciudad”

Sin embargo, aun, podemos ver que la gran metrópolis de Menfis continúa entre las obras más grandes de las arquitecturas de Egipto.

De esta época hay muchos decorados y material, como la paleta para cosméticos (clara influencia mesopotámica) Técnicas muy depuradas como en cabezas de mazas, mangos para cuchillos, diversos recipientes con asas y bocas de oro.

Pero las paletas para cosméticos son las de mayor información pues los grabados nos cuentan bastante sobre aquella época, como por ejemplo:

  1. Imágenes de animales en círculo.
  2. Combates entre animales.
  3. Animales fantásticos.
  4. Mundo de libre imaginación.

Escrito por: María Gutiérrez.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Filament.io 0 Flares ×

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*