Plaza y obelisco Vaticano.

La importancia de los Obeliscos para el Mundo romano.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Filament.io 0 Flares ×

Muchos nobles y algunos emperadores romanos, eclipsados por la belleza y la construcción de los Templos egipcios, querían representar su majestuosidad, como muestra de su poder económico y militar. Así, se expoliaron muchos Obeliscos como si fueran los primeros tesoros egipcios, que salían del fértil Nilo, a las urbanas calles de Roma.

En total hay 13 grandes Obeliscos antiguos en Roma, de los cuáles, 5, fueron copias de los egipcios. Se sabe que al menos de forma oficial, 8 obeliscos, fueron traídos desde Egipto a Roma. Como ejemplo de ello, está el Lateranense, en la Plaza de San Juan de Letrán que con sus 45,70 metros, es el más alto de la ciudad de Roma y uno de los más altos del antiguo Egipto que quedan en pie.

Obelisco Lateranense.
Obelisco Lateranense, Roma.

Y el obelisco más pequeño es el Matteiano de 12,23 metros, se encuentra en la Villa Celimontana, en la colina de Celio o Monte Celio (una de las míticas 7 colinas), es de los mandados construir por Ramsés II, en el Templo de Ra en Heliópolis.

Obelisco Matteiano.
Obelisco Matteiano, Villa Celimontana.

Luego también existen otras 5 copias antiguas realizadas por Roma, entre los que destaca el Obelisco más alto, el Salustiano de 30,45 metros. Se encuentra en la cima de las escaleras de una de las plazas más famosas de Roma, la Piazza di Spagna. Frente a la Iglesia de Trinità Dei Monti.

Plaza de España, Roma.
Piazza Di Spagna, con el Obelisco al fondo.

Pero quizás, el más conocido es el Obelisco del Vaticano, mide 41 metros incluyendo los leones de bronce sobre los que se apoya. Primero el Emperador Augusto, lo hizo llevar a Alejandría, donde fue erigido en el Foro Juliano. Más adelante, por el 40 d.C., fue llevado por Calígula al Circo Máximo de Roma. En 1586 fue trasladado a su emplazamiento actual por orden del Papa Sixto V.

Obelisco vaticano.
Obelisco del Vaticano, en la Plaza de San Pedro.

Como curiosidad, se dice que en su punta tenía una bola dorada, donde se supone que están las cenizas del mismísimo Julo César. La bola, fue retirada por Doménico Fontana (el arquitecto encargado de colocarlo en su nuevo emplazamiento) hoy se encuentra la bola en un museo de Roma. Para dar un último dato de la grandiosidad de las obras faraónicas, falte decir, que para colocar el Obelisco en su nuevo emplazamiento, se utilizaron más de 900 hombre, 75 caballos y centenares de metros de cuerda. Una auténtica obra de ingeniería.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Filament.io 0 Flares ×

Un comentario en “La importancia de los Obeliscos para el Mundo romano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*