¿Existió el ombligo del mundo?

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Filament.io 0 Flares ×

Pues sí, el ombligo del mundo o Umbilicus Urbis, como lo llamaban los romanos, se consideraba el centro sagrado de Roma.

Se construyó en el siglo II a.C. Era un pequeño templo del Foro romano, desde el cual se medían las calzadas para su construcción. Todas las vías de la ciudad, empezaban o confluían allí.

Más tarde, se creó el Milliarium Aureum, un monumento de bronce, hecho por César Augusto, que era donde la frase: “Todos los caminos llevan a Roma”, quería decir, que “todos los caminos llevaban al Milliarium Aureum”.

Como si de una puerta al otro lado se tratara, los romanos creían que era el lugar, en el cual se juntaban el mundo terrenal, con el inframundo del Dios Plutón.

Plutón, era el equivalente al Hades griego, lo único es que algo más benigno. Plutón además de ser uno de los 12 grandes dioses, también pertenecía al grupo de los 8, un selecto elenco de divinidades, que tenían el honor de ser los únicos que se podían representar en oro, plata y marfil.

Plutón y Proserpina.
Plutón y Proserpina.

Además, era de los pocos dioses que no tenían que temer ninguna insurrección en sus dominios, por los duros castigos que sufrían los “afortunados”, que habitaban sus tierras.

Éste, es uno de esos lugares que encajan perfectamente en la sección de Lugares de Poder, puesto que no hay mayor enclave mágico, que aquellos que representan la entrada y/o salida a los infiernos, a los dominios de las almas errantes.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Filament.io 0 Flares ×

2 comentarios en “¿Existió el ombligo del mundo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*